Postparto: los primeros meses

Postparto: los primeros meses

El postparto es una etapa que frecuentemente queda olvidada, como relegada a una segunda fila. No nos planteamos qué nos va a pasar a nosotras una vez hayamos dado a luz, no nos hacemos demasiadas preguntas. Durante el embarazo estamos básicamente centradas en el aquí y el ahora, y lo máximo que proyectamos hacia delante es hacia el día del parto. Pero chicas, el postparto existe, el postparto cuesta y es una etapa bonita, sí, pero a veces puedes ser mucho menos idílica de lo que nos habíamos imaginado. En este post voy a intentar resumiros un poco de qué va esto del postparto, con cambios a nivel físico y emocional y mis consejos tanto a nivel profesional como a nivel personal por mi experiencia como madre.

Para ello, tendremos en cuenta dos etapas claramente diferenciadas en esto del postparto, por un lado la cuarentena o primer mes postparto y por otro lado los siguientes meses hasta llegar al sexto mes postparto.

Primer mes postparto o Cuarentena

Así, empezamos con el primer mes postparto, una época de muchos cambios y emociones encontradas:

  • Cambios emocionales: Es habitual que durante los dos o tres primeros días tengas unos “ataques” de llorera incontrolados y sin saber explicar muy bien porqué. Es lo que se conoce como “baby-blues”. Es pasajero y no debes darle mucha importancia siempre y cuando no dure mucho más de una semana. ¿Trucos para intentar minimizarlo? Dormir, dormir y descansar. Es muy importante que los primeros días en casa las visitas sean de máxima confianza y te permitan, si has pasado mala noche (algo más que probable), dormir durante el día. Piensa que por  muchas veces que bebito se haya  despertado por la noche en algún momento del día dormirá, ese entonces es también tu momento de descansar! Otra cosa que a mi me funcionó genial fue salir a dar un paseo sin el bebé, de una horita o así, al día siguiente de haber llegado a casa. El notar el aire fresco en la cara después de varios días de hospital, el ver que la vida sigue igual aunque para ti ha cambiado de arriba abajo y el “desconectar” un momentito del modo bebé  pueden ayudarte.
  • Cambios en tu cuerpo: Te notarás extraña en tu cuerpo, una barriga abultada y blanda, molestias en la zona de la episiotomía  (el corte que realizan se realiza en el periné durante el parto cuando los tejidos no se estiran lo suficiente, para evitar un desgarro) o en la cicatriz de la cesárea, dolor en el pecho… Consejo: no desesperes, poco a poco todo irá poniéndose en su sitio. El dolor de los puntos dura como mucho una semanita, después, será momento de cuidar tu cicatriz para recuperar la elasticidad de la zona y evitar futuros problemas de suelo pélvico. Para el pecho, a la que tú y tu bebé os compenetréis el tema de las grietas y las molestias irán desapareciendo. Si no siempre podéis acudir a asesoras de lactancia. Y por el tema de la barriga: yo no soy muy partidaria de las fajas postparto, sobretodo cuando estés en casa tranquila con el bebé. Si vas a salir a pasear un rato largo igual te puede ayudar a sentirte un poco más recogida, esto va a gustos. Yo no la usé después de ninguno de los dos partos. Llevar la faja todo el tiempo, no permite que los músculos del abdomen empiecen a tonificarse. Lo importante es no obsesionarse, al cabo de un mes la barriga estará casi en su sitio, aunque es cierto que mucho menos tonificada que antes de parir. Ponte una buena crema reafirmante dos veces al día. Y piensa que para estar estupenda como si no hubieses parido ha de pasar casi un año, y tienes que poner de tu parte: ejercicio físico, abdominales hipopresivas, dieta sana…

 

postparto selfie

Selfie viral de Erica en el que muestra la bella pero no idílica imagen del postparto

 

  • Pérdidas: Es normal que tengas pérdidas en cantidad similar a una regla durante todo el primer mes. Y también es muy normal que estas pérdidas sean intermitentes, así que siempre llévate compresas en el bolso y paciencia y tranquilidad. No suelen ir acompañadas de dolor tipo regla, así que se “toleran” bien.
  • No es conveniente que en este primer mes postparto utilices tampones, tampoco deberías bañarte (ni en el mar, ni en la piscina ni en la bañera) ni mantener relaciones.
  • Cuida tu suelo pélvico. Si bien yo no recomiendo empezar con ejercicios ni fisioterapia hasta que haya transcurrido la cuarentena, durante este primer mes puedes ir adquiriendo buenos hábitos que tu suelo pélvico agradecerá: no cargues pesos ni hagas esfuerzo físico importante, no practiques deporte (sí, yo diciendo que no hagas deporte!!! Es sólo durante este primer mes, para darle tiempo a tu cuerpo a “recolocarse”), acuérdate de hacer pipí cada 3 horas y evita en la medida de lo posible el estreñimiento. Cuando tengas la visita de la cuarentena con tu ginecólogo será el momento para hacer una valoración de cómo está tu suelo pélvico y de qué ejercicios convendrá que hagas.
  • Alimentación: Debes mantener una dieta sana y equilibrada, pero no es el momento de hacer una dieta hipocalórica si quieres perder algo de peso. En el primer mes postparto es habitual tener un poco de anemia, así que te conviene comer bien. Y si estás dando el pecho, es recomendable que bebas mucha agua y tomes un polivitamínico con calcio.
  • Por último, es muy importante que si durante las primeras semanas postparto tienes fiebre consultes con tu ginecólogo para poder descartar cualquier causa ligada con el parto o la lactancia materna.

 

Meses siguientes a la cuarentena (Baja Maternal)

Y continuamos con los meses que siguen a la cuarentena, esos meses de baja maternal en los que poco a poco vas integrando al bebé en tu rutina diaria:

  • Descanso: Lo de no dormir seguido por las noches ya lo vas pillando, cada vez lo toleras mejor y  ya conoces mucho mejor a tu bebé. Poco a poco verás como va ordenando su sueño, es normal que a los pocos meses hagan una siesta por la mañana, una antes de comer, una después de comer y una antes de la bañera. Luego, sucesivamente, irán eliminando alguna de estas pequeñas siestas y lo más normal es que se queden con una siesta por la mañana y una por la tarde.
  • Rehabilitación del suelo pélvico: Es el momento de focalizarte en el suelo pélvico, en intentar hacer fisioterapia y abdominales hipopresivas. A estas alturas ya habrás empezado a notar si el suelo pélvico está como antes o no, si tienes alguna pequeña pérdida de orina, sensación de peso en la vagina, hemorroides o molestias en las relaciones sexuales. Estás de baja maternal, físicamente ya te sientes mucho mejor y tienes mucho más tiempo libre que cuando vuelvas a trabajar. Así que ahora es el momento, yo lo considero absolutamente imprescindible lo de hacer recuperación del suelo pélvico. ¿Mi consejo? Primero, búscate un centro de fisioterapia con profesionales especialistas en recuperación del suelo pélvico. Sé realista, tiene que quedarte a una distancia cómoda, porque el objetivo es que vayas a un mínimo de 5 o 6 sesiones. Luego, podrás seguir en casa con los ejercicios que hayas aprendido.
  • ¿Y cómo seguimos en casa con lo aprendido en el fisio? Con un poco de voluntad, otro poco de disciplina y un mucho de ayuda externa. Hoy en día hay apps fantásticas, como B-Wom, que en base a tu estado inicial te ofrecen toda una serie de ejercicios de suelo pélvico que puedes realizar tranquilamente en casa. Es súper práctica porque propone sesiones de 10 minutos, con ejercicios en audio, y realmente está enfocada a trabajar bien el suelo pélvico. Después de mis partos no existía esta app, así que yo tuve que optar por hacer las abdominales hipopresivas sola en casa, y luego descubrí una gran aliada, que aún sigo utilizando de vez en cuando: pelvic one! Es una esfera de silicona que se coloca en la vagina y el objetivo es aguantarla sin que se caiga. Lo hacemos de forma refleja, y es una muy buena manera de fortalecer el suelo pélvico casi sin darnos cuenta. Lo ideal? Utilizarla un par de horas al día desde los 2 o 3 meses después del parto hasta que el bebé tenga 6-8 meses y luego en plan mantenimiento una o dos veces a la semana todo el tiempo que queráis. Mi hija pequeña tiene ahora 4 años y yo la utilizo una vez a la semana aproximadamente! Si tienes síntomas como pérdidas de orina, dolor en las relaciones sexuales o sensación de peso en la vagina es recomendable consultar con un especialista antes de usar las esferas de tonificación del suelo pélvico, ya que las causas no siempre son falta de tono.

 

hipopresiva sentada

 

  • La barriga: Otro de los grandes hits de estos meses: la barriga! Sí, sigue estando blandengue y rara, nos vemos en el espejo y no nos gustamos, nos vemos poco tonificadas, con el pecho diferente y una barriga ahí que no se va. ¿Mi consejo? Paciencia, paciencia y tranquilidad. Deporte, dieta sana, abdominales hipopresivas y fisioterapia. En esto Bwom también puede ser vuestra aliada, con abdominales hipopresivas. Lo bueno de este tipo de ejercicio, es que además de tonificar el abdomen, tonifica también el suelo pélvico y ayuda a “recolocoar” los órganos pélvicos en su lugar, por lo que es un método de recuperación postparto perfecto. Hay que ser constante y realista, hasta los 6-9 meses después del parto no vuelves a estar “digna”, y es al año de haber parido cuando estarás prácticamente igual que antes. Por experiencia personal, los tratamientos de centros de estética de reafirmar, de criolipólisis, etc… sirven de más bien poco. O nos lo curramos un poco nosotras de base o nada de nada, ¡los milagros no existen!
  • ¿Y el deporte, qué pasa con él? Pues bien, una vez acabada la cuarentena se puede volver a retomar poco a poco el tiempo para hacer deporte. Yo recomiendo un deporte aeróbico que no suponga impacto importante para el suelo pélvico, así que lo ideal es la bici, la natación, caminar y la máquina elíptica. A los seis meses del parto (o un año), una vez ya hayas recuperado bastante tu forma física, podrás empezar con el running, aerobic, steps, tenis o lo que quieras. Pero en serio, espérate esos primeros seis meses, ¡tu suelo pélvico te lo agradecerá muchísimo!
  • Dedícate tiempo para ti: Finalmente, una última recomendación, que igual os parece un poco frívola pero que para mí no lo es: no os olvidéis de vosotras mismas durante estos meses! Es cierto que el bebé acapara prácticamente todo nuestro tiempo, pero de verdad, es básico que encontréis tiempo para otras cosas como:
    • Depilación, pelu, manicura, etc…..sentirse guapa por fuera ayuda a levantar el ánimo y el cansancio a cualquiera, y durante los meses postparto el cansancio está ahí, os lo aseguro!
    • Vuestra pareja: hay que buscar tiempo a solas, buscar momentos como los de antes del bebé. Es bueno a ratos desconectar un poco de la maternidad y volver a hacer planes de “novios”
    • Algún hobby: en serio, el bebé duerme siestas o a ratos será su padre el que estará pendiente de él. Aprovechad esos ratos para hacer algo que os gusta de verdad, algo totalmente vuestro, que os llene. A mí me dio por lo del knitting con mi segunda hija, jajajaja, y montábamos meriendas con amigas y los bebés y todas allí hablando de nuestras cosas con los bebitos haciendo la siesta.
    • Plantearos cómo queréis afrontar vuestra carrera profesional a partir de ahora, empezar a pensar si el horario os conviene, si queréis una reducción, una excedencia, si por otro lado os apetece volver al ritmo de antes, si queréis emprender por vuestra cuenta. La baja maternal es un poco un punto de inflexión, aprovechadlo!

En fin, hasta aquí este extensísimo post sobre el postparto. Espero que os haya resultado interesante! Cualquier  duda, yo encantada de ayudaros a resolverla.

 

admin
general@b-wom.com
No Comments

Post A Comment