Menopausia e incontinencia urinaria

Menopausia e incontinencia urinaria

Imagen de Icon Undies


¿Has sufrido pérdidas ocasionales de orina o sientes que necesitas ir al baño con más frecuencia y urgencia en tu transición a la menopausia? Esto es conocido como incontinencia urinaria (IU), y es un síntoma muy común en este periodo de tu vida.

La incontinencia urinaria se define como la pérdida del control de la vejiga, lo que causa fugas de orina involuntarias. Puede afectar a mujeres de todas las edades y en cualquier momento de sus vidas, pero se vuelve más común durante la menopausia porque los músculos del suelo pélvico se debilitan con los cambios hormonales de tu cuerpo.

Esto puede ser muy incómodo para la mayoría de las mujeres, ¡pero lo bueno es que existen formas de prevenirlo y tratarlo!

¿Por qué la menopausia causa IU?

Uno de los primeros pasos para prevenir la incontinencia urinaria y tratar cualquiera de sus síntomas es entender que la está causando. En el caso de IU durante la menopausia, existen muchos factores que pueden alterar el control de tu vejiga:

  •     Músculos del suelo pélvico débiles: Durante la menopausia, los músculos de tu suelo pélvico empiezan a debilitarse por la pérdida de estrógeno. Músculos pélvicos más débiles implican menor control de la vejiga y ganas de orinar más frecuentemente.
  •     Menos elasticidad en tu vejiga: Con el tiempo, la base de tu vejiga puede perder elasticidad y tener dificultades para estirarse lo suficiente como para que se llene por completo. Esto puede causar irritación, lo que lleva a una vejiga hiperactiva o la sensación de que tienes que ir al baño más frecuentemente.
  •      Aumento de peso: Muchas mujeres aumentan de peso durante la menopausia, esto ocasiona que el suelo pélvico deba forzarse más debido a la presión que añade ese peso extra sobre sus músculos. Así, se debilitan aún más y el control sobre la vejiga se reduce.

 

Cómo prevenir y tratar la IU

Afortunadamente tenemos maneras de prevenir y tratar la incontinencia urinaria:

  •      ¡Kegels!

Los ejercicios de Kegel son la mejor manera para aumentar la fuerza de los músculos de tu suelo pélvico. Practicando estos ejercicios temprana y regularmente puedes evitar las dificultades que trae consigo la incontinencia urinaria. Si ya estás experimentando IU, los ejercicios de Kegel te ayudarán a tener más control sobre tu vejiga y así reducir las pérdidas de orina.

  • Bolas chinas

El uso de bolas chinas tiene como objetivo tonificar el suelo pélvico. El método de funcionamiento es muy sencillo: se insertan en la vagina y, cuando te mueves (andas), la bolita que hay en su interior produce una vibración al chocar con las paredes vaginales. Esta vibración provoca la contracción involuntaria de la musculatura del suelo pélvico. ¿Sabes cómo se activan también estas fibras involuntarias? ¡En el orgasmo! Y también con los ejercicios hipopresivos que encontrarás en B-wom.

  • Limitar el consumo de alcohol y cafeína

Las bebidas que contienen alcohol y cafeína hacen que tu vejiga se te llene rápidamente, causando presión y viajes al baño más frecuentes.

  • Mantener un peso saludable

El exceso de peso aumenta el riesgo de IU al poner más presión en tu vejiga. Perder peso o mantenerlo en niveles sanos te puede ayudar a reducir esta presión.

  • Entrenar tu vejiga

Ir entrenando gradualmente tu vejiga para ir al baño únicamente en ciertos momentos del día puede ayudarte a fortalecer sus músculos y así disminuir el riesgo de IU. A esto se le llama Entrenamiento de la Vejiga.

 

Ahora como sabes, las pérdidas de orina son un problema muy común en la menopausia.

Si no lo has experimentado, ¡genial! Pero es un buen momento para hacer prevención: puedes preparar tu cuerpo con tus rutinas de ejercicios de Kegel, asegurandote que mantienes un peso saludable, protegiendo tu suelo pélvico de los excesos de presión y con unas braguitas muy recomendables de «Icon Undies«.

Si estás experimentando pequeñas pérdidas, pueden ser fácilmente tratadas fortaleciendo el suelo pélvico.  En otros casos, la IU puede ser permanente, pero aún así puedes reducir los síntomas (frecuencia e intensidad). ¡Consulta con tu médico o busca un fisioterapeuta especializado!

No ignores el problema, la IU raramente se va por sí sola y, de hecho, puede empeorar con el tiempo si no se trata adecuadamente. ¡Mejora tu bienestar y seguridad en ti misma  tomando el control de tu propia salud!

 

Referencias

 

  1. Holland, K. (2016). Menopause and Urinary Incontinence. [online] Healthline. Available at: https://www.healthline.com/health/menopause/urinary-incontinence#overview1  [Accessed 2 Nov. 2017].
  2. Alwaysdiscreet.com. (2017). Why Menopause Can Mean Urinary Incontinence. [online] Available at: https://alwaysdiscreet.com/en-us/incontinence-advice-support/all-about-incontinence/menopause-and-urinary-incontinence  [Accessed 2 Nov. 2017].
admin
general@b-wom.com
No Comments

Post A Comment