La Menstruación: Un Indicador de Salud

La Menstruación: Un Indicador de Salud

La menstruación es un símbolo de la feminidad y de la vida. ¡Y también un indicador de salud! Quizás cuando te viene la regla el único mensaje que lees es que no estás embarazada, pero la menstruación puede darte mucha más información sobre tu salud.

Hay diferentes anomalías que pueden ser un indicador de problemas de peso, defensas, desequilibrios hormonales… Presta atención a tu regla, ¡puede que esté intentando decirte algo!

Primero: ¿qué es una menstruación normal?

Para detectar posibles anomalías, primero debes saber qué es lo normal para ti: duración del ciclo, cantidad de flujo menstrual, dolor… Ten en cuenta:

  • El ciclo menstrual comienza el primer día de la menstruación y dura hasta el primer día de la siguiente. Se considera un ciclo normal cuando dura entre 21 y 35 días (1).
  • Una menstruación que dura de 2 a 7 días se considera normal, aunque algunas mujeres pueden desviarse levemente. (1)
  • En los primeros años de la menstruación es normal tener irregularidades debido a la inmadurez del sistema hormonal.
  • También es común que el período dure más durante los primeros años de la menstruación y que se acorte a medida que pasan los años.
  • En los años que rodean la menopausia (perimenopausia) ocurren más irregularidades debido a los cambios hormonales normales.
  • Los anticonceptivos hormonales también pueden alterar su ciclo menstrual. (1)

 

¿Qué irregularidades podrías experimentar y qué indican?

 

Falta de menstruación

Lo que puede indicar: embarazo, menopausia o perimenopausia, síndrome de ovario poliquístico, estrés elevado, peso por debajo de lo normal, disfunción tiroidea (entre otros).

La ausencia de menstruación es uno de los indicadores que más debes tener en cuenta. Si el embarazo está descartado y no te encuentras en los años de la perimenopausia, es importante encontrar la causa para evitar problemas de salud. Es aconsejable ir al médico si llevas de 3 a 6 meses sin tener el periodo.

Los primeros ciclos menstruales, en la pubertad, se presentan habitualmente entre los 11 y 14 años y suelen ser irregulares hasta los 18 o 20 años aproximadamente. Si la menarca (primera menstruación)  se retrasa mucho tiempo o el ciclo menstrual presenta alteraciones pasado el periodo indicado, es recomendable consultar al ginecólogo. (2)

 

Menstruación muy dolorosa

Lo que puede indicar: endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, fibromas, cicatrización vaginal. (6)

El dolor en la menstruación es normal (piensa que nuestro útero se inflama hasta llegar a ser casi el doble!) (3). Sin embargo, si se trata de un dolor debilitante que puede afectar a tu vida diaria, es recomendable hablar con tu ginecólogo o médico para descartar problemas como la endometriosis, una enfermedad que provoca que el tejido que se desprende en cada menstruación, crezca fuera del útero en lugares como los ovarios, las trompas de Falopio o el bajo vientre; como no hay manera de que este tejido salga del organismo, provoca dolor. Si los fármacos para el dolor convencionales no te hacen efecto, debes buscar atención médica.

 

Exceso de flujo menstrual

Lo que puede indicar: fibromas, hemofilia, desequilibrio hormonal

Los flujos menstruales excesivos se caracterizan por la necesidad de tener que cambiarte de compresa cada 1/2 horas o por un flujo ininterrumpido de más de 7 días. Esto puede ocurrir si tienes niveles demasiado altos o demasiado bajos de progesterona o estrógeno.

 

Menstruación poco frecuente

Lo que puede indicar: fibromas, desequilibrio hormonal, pólipos.

Un ciclo menstrual promedio dura entre 21 y 35 días y es probable que el número de días vaya cambiando con la edad. Pero menstruar menos de 9 veces al año puede indicar que un problema. Existen diversas causas y tratamientos para estas alteraciones (4). No tiene por qué ser alarmante, pero es recomendable acudir a tu médico si llevas 3 meses sin tener el periodo. ¡Cuida tu cuerpo!

 

Alteraciones en el color (5)

 

  • Rosa

Lo que puede indicar: niveles bajos de estrógeno, síndrome de ovario poliquístico, perimenopausia.

Si tu flujo menstrual es más claro de lo normal, la sangre puede presentar un color rosáceo, lo que generalmente indica que tus niveles de estrógeno son bajos. Esta anomalía suele estar provocada por el ejercicio físico excesivo, una mala alimentación o con el comienzo de la menopausia. Los niveles bajos de estrógenos pueden alterar tu salud, así que habla con tu médico para buscar la causa.

 

  • Blanquecino

Lo que puede indicar: deficiencias nutricionales, anemia

Un flujo menstrual de color blanquecino y aguado puede ser síntoma de anemia; si tu flujo es excesivo puede provocar déficit de hierro. Asegúrate de comer bien para evitar esta enfermedad.

 

  • Marrón oscuro

Lo que puede indicar: desprendimiento tardío del revestimiento uterino

Un flujo menstrual más oscuro de lo normal puede indicar simplemente que estás expulsando trozos de revestimiento uterino que llevaban un tiempo en tu organismo, y la sangre, al oxidarse, se ha oscurecido. Esta alteración no es motivo de preocupación ya que el ritmo al que el revestimiento uterino se desprende depende de cada mujer.

 

  • Rojo (y espeso)

Lo que puede indicar: niveles de progesterona bajos y niveles de estrógeno altos, fibromas uterinos

Que la sangre menstrual se coagule es algo común. Pero una menstruación de sangre espesa con coágulos de gran tamaño puede indicar que tienes desequilibrios hormonales graves o incluso fibromas uterinos.

 

  • Gris rojizo

Lo que puede indicar: enfermedades de transmisión sexual (ETS), aborto

Si tu flujo menstrual es gris y huele mal, podrías haber contraído una enfermedad de transmisión sexual.

 

  • Rojo intenso

Lo que puede indicar: ¡estás sana!

El color habitual del flujo menstrual difiere ligeramente de una mujer a otra pero un flujo de color rojo intenso es síntoma de salud.

Prestar a tu salud la atención que se merece es el mejor modo de evitar cualquiera de estos problemas. ¡Haz un seguimiento de tu menstruación para detectar cambios y corregirlos!

 

Referencias:

  1. Mayo Clinic. (2016). Menstrual cycle: What’s normal, what’s not. [online] Available at: https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/womens-health/in-depth/menstrual-cycle/art-20047186  [Accessed 27 Oct. 2017].
  2. Serret Montoya, J., Hernández Cabezza, A., Mendoza Rojas, O. and Cárdenas Navarrete, R. (2017). Alteraciones menstruales en adolescentes. [online] Scielo.org.mx. Available at: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1665-11462012000100010&script=sci_arttext  [Accessed 27 Oct. 2017].
  3. Golfxsconprincipios.com. (2015). Replicas a tamaño natural del útero, en reposo y durante la menstruación | Golfxs con principios. [online] Available at: http://www.golfxsconprincipios.com/lamoscacojonera/replicas-a-tamano-natural-del-utero-en-reposo-y-durante-la-menstruacion/  [Accessed 27 Oct. 2017].
  4. Morlans H., X. and Fernández Z., P. (2006). Trastornos menstruales en adolescente: alteración de flujos rojos. [online] Revista.sochimef.org. Available at: http://revista.sochimef.org/index.php/revchimf/article/viewFile/41/41  [Accessed 27 Oct. 2017].
  5. Nunez, Alanna. Prevention. (2017). 6 Things The Color Of Your Period Blood Says About Your Health. [online] Gynecological Health. Available at: https://www.prevention.com/health/color-of-your-period-blood-and-health  [Accessed 27 Oct. 2017].
  6. Kramer, J. (2014). What Your Period Can Tell You About Your Health. [online] Women’s Health. Available at: https://www.womenshealthmag.com/health/period-health-clues  [Accessed 27 Oct. 2017].
admin
general@b-wom.com
No Comments

Post A Comment